miércoles, febrero 22, 2006

¿Quo vadis?

¿Puedo mirarte hacer la maleta?
Elige calcetines gordos y jerséis de lana,
debe hacer mucho frío allá donde vas.
No. No iré a despedirte.
Te vas tan lejos de los días,
tan a esconderte de lo que quiero,
que se que no volverás.
Claro que ya partieron otros,
algunos viejos avergonzados
y muchos jóvenes bien morbosos.
El exilio interno está poblado de deseos,
cada uno tan libre, cada cual tan orgulloso,
cada uno tan especial....
Y no te olvides de tus libros de consejos,
los imprescindibles y los dedicados.
Yo no me los quiero quedar.
Dicen que hay sillas y mesas cojas
en los cafés oscuros del exilio,
y que sólo con lamentos vacíos,
son imposibles de calzar.

21 comentarios:

Esther dijo...

eres un gran escritor Juankar, me recuerdas un poco en la forma al estilo de Borges...

Juankar dijo...

esther, no te pases, no te pases...:)) (que ahora vas y me obligas a leer a Borges...:)))

pd: tu has pensado en dedicarte a dar cursos sobre como elevar la autoestima de blogeros llamados juankar.artista@sin.obra?

Niña, eres un cielo!
MUACCKKK

Nepomuk dijo...

Yo sólo quiero saber qué es lo que marca la diferencia para que el viejo se avergüence y el joven sienta morbo.

Por lo general, suele suceder justamente al contrario.

Gacela dijo...

Inicio de comentario raro dos puntos.

Cuando te leo me pasan cosas. Una, que intento saber qué pasaba por tu cabeza al ponerte a escribir. Otra, que siempre-siempre tus palabras se me meten dentro, llegan incluso en días de esconderse en la concha de caracol. Otra más, que al final hago propio lo que he leído, y me recuerda a esto o lo otro, y construyo mi propia historia a partir de lo que compartías.

Hoy además, que ando sensiblona, que se me empanyan los ojos.

Y siempre, que me gusta haber venido a verte, que me dan ganas de conocerte más, de leerte más... y a veces, de contarte trozos de esas historias a las que me recuerdan las que te leo.

Te has equivocado en la dirección de correo que le das a Esther. Ese "artista" debería ir con mayúscula :-)

Muxu handi bat...

ella y su orgía dijo...

Mejor ni siquiera mires cómo hace la maleta. ¿Por qué quieres retener en tu memoria esa imagen?
Si se marcha, que le vaya bien, o como tenga que irle.
De todos modos, el exilio interno debe de ser demoledor.

Abrazo orgiástico.

Malula dijo...

¿Y con qué calzarlas Juankar?

Juankar dijo...

Nepo,
la diferencia la marca el tiempo que fueron parte de ti. Los viejos deseos, a veces, acaban convirtiéndose en la verguenza callada de lo que saben que nunca serán. Y los más jóvenes tienen la excitación de lo casi posible, que es muy morbosa. De todas formas es irrelevante ser deseo joven o viejo una vez de que deciden emigrar a sentarse en los cafes del exilio interno. A partir de hay todos son nada.:)
(Toma filosofía barata !!!)

Gacela,
Un placer. Claro que puedes venir y contarme historias o trozos...
Muaccckkkkk

Ellita, yo creo que miro para asegurarme de que se lleva la ropa adecuada y de que no le queda ni una sóla excusa para volver. Los deseos del exilio interno son a veces un poco pesados....mirar marchar es la forma de asegurarme de que ya no los necesito.
Orgias de abrazos.

Malula, jejeje, con el libro de consejos y el manual de utilización sobre los "deber hacer" con los que algunos deseos tratan de perpetuarse.
Muxutxuk

Y a tod@s!! Impresionado por cómo tratais de vestir de sentatez las las pajillas mentales de un onanista :))

Malula dijo...

¿Onanista? porque quieres... ;)

Esther dijo...

¿y eres onanista espiritual o material? bueno, ya me entiendes... es que claro, te imagino...

supongo que lo que quieres decir es que eres un onanista, fundamentalmente mental... ¿o sí?

Cdaae dijo...

Esto..¿pajillas mentales?, bueno quiza si, ya que es dificil saber que pasaba por tu mente en ese momento.

mad dijo...

Mentales o no mentales, dan gusto.

Juankar dijo...

Joder (perdonad el exabrupto!!)
estoy releyendo el post...y sinceramente, me parece lo más prescindible que he escrito nunca......

No se si es que es demasiado facil darle a la teclita de publicar...o será que tengo mala tarde...

muralla dijo...

Aquí, la vieja maestra, te pone definitivamente la nota de Excelente.
¡Y a no rechistar!!!

Lo que más me ha gustado:
Y no te olvides de tus libros de consejos,
los imprescindibles y los dedicados.
Yo no me los quiero quedar.

Es tan fácil dar consejos...
Bicos, queridiño.

Josean dijo...

Juankar, a veces en el exilio interno también hay café con crema y cigarrillos. Suele ser lo más parecido a un oasis.

Muxu.

vitore dijo...

Se está bien en tu zulo, oye. Buena música, buena lectura. Anda: hazme un cafetillo.

Muxu!.

blenfes dijo...

Yo quiero uno de esos libros de consejos. Dedicado, a poder ser.
Algo me dice que me servirá para calzar mis posibles vacíos.
A cambio, ya veré que puedo regalarte yo...
De momento, este beso.

slesnor dijo...

LLegué, leí, y venciste... no sé si es un texto prescindible, a veces la autocrítica es más dura que los buenos ojos de los "amigos". Sólo decir que las palabras simples llegan a los sitios más extraños para anidar... y qué eres bueno, qué coño!

Desde el exilio... bicos e apertas.

Wendyqueridaluzdemivida dijo...

El caso es que leo el post, y como siempre digo, "joe, este tío...como me gusta. No entiendo la mitad, pero como me gusta". Luego leo los comentarios y digo "Soy gilipollas y no entiendo nada", lo cual demuestra que me vienes muy bien para mantenerme anclada a la realidad...¡ain! Cómo me gustas.

sabelatxo dijo...

Qué viaje tan incierto y qué dudoso destino el nos espera en cada una de las esquinas de nuestra conciencia... No sé yo si un jersey, unos calcetines de lana y una colección de nuestros propios consejos son suficientes para no pasar "frío".

Juankar, este texto era necesario. Como ese viaje, supongo.

Mogollón de imprescindibles muxux!

Anónimo dijo...

That's a great story. Waiting for more. » »

Anónimo dijo...

Very nice site! » » »